UN CANVAS PARA PAPO

Los espacios del Museo Fernando Peña Defilló

Como un lienzo en blanco, pero en forma de casa, se abren las puertas de una caja roja que albergará el legado de un consagrado maestro de la pintura dominicana; también hospedará su mística, su sensibilidad, su historia, su genialidad...

Emplazado en un entorno privilegiado de la Ciudad Colonial de Santo Domingo, el Museo Fernando Peña Defilló se aloja en una antigua vivienda del siglo XVII ubicada frente a la iglesia Regina Angelorum y al antiguo monasterio de Santa Catalina de Siena (de las monjas dominicas).

Para su uso actual, este inmueble ha sido cuidadosamente reacondicionado con el mayor respeto al patrimonio monumental que alberga. Pese a que ha sufrido numerosas modificaciones a lo largo de su existencia, aún conserva su conformación espacial original: dos crujías paralelas a la calle Padre Billini y un martillo que da a la calle José Reyes, que conforman un pequeño patio que articula un anexo posterior con una terraza-mirador en un segundo nivel.

Este nuevo espacio cultural consta de tres salas de exposición contiguas cuyos interiores fueron acondicionados con la menor intervención posible: se conservaron los pisos de mosaicos hidráulico existentes (tipo alfombra) y se colocó una iluminación adecuada y un sistema especializado para exhibir las obras en las paredes.

Todos los espacios del museo se utilizan para alojar las obras de la colección familiar de Papo. Las salas fluyen alrededor de un patio que, con un cálido ambiente, conecta en la parte posterior con una sala de consulta que contiene la bibliografía del artista así como otros documentos necesarios para entender su obra.

Alex Martínez Suárez, Arquitecto